PUBLICIDAD DEL BLOG

sábado, 6 de agosto de 2011

Capítulo III: El huevo misterioso

Mario estaba ansioso por llegar a esa tubería y rescatar a su queridísimo hermano. Fue un largo camino, tal que Mario pensó que la isla de Yoshi era mucho más pequeña, esa tubería supuestamente era la que llevaba al subterráneo de la isla, según los Yoshis. Al llegar a la tubería, Mario no se lo pensó y se introdució en la tubería a una velocidad vertiginosa. Los Yoshis le gritaban "¡Buena suerte!" o "¡Estamos seguros de que lo vas a conseguir!"

Todos esos ánimos pusieron feliz a Mario, fue un largo viaje... pero inesperado. Al llegar hasta abajo... ¡Vió que eso no era el subterráneo de la isla...! Coches, edificios... ¡¡¡Había llegado al mundo real!!! Mario se desconcertó... el ya se había introducido muchas veces por esa tubería y siempre le había llevado al subterráneo de la isla... Mario pensó que esto era cosa de Bowser.

De pronto, Mario descubrió a mucha gente en círculo. Por si acaso, Mario decidió meterse en la multitud para ver que había. Mario se quedó atónito al ver que era... ¡Un huevo de Yoshi!


Mario se llevó el huevo y se volvió a introducir disimuladamente para que nadie lo viese entrar en la tubería. Esta vez, Mario no llegó a la isla de Yoshi como tenía que haber llegado. ¡Apareció directamente en el subterráneo de la Isla de Yoshi!

Mario estuvo explorando ese insólito lugar, pero no había nadie, ni siquiera Goombas ni Plantas Pirañas. Mario decidió volver. Se introdució de nuevo en la tubería.

CONTINUARÁ

¡Comenta sobre este episodio!


1 comentario: